Los adultos somos los encargados de enseñar a los más pequeños lo que pueden y no pueden hacer. Nuestra labor es ponerles límites y normas que contribuyan a su bienestar.

En este proceso es normal que los niños y niñas experimenten y pongan a prueba nuestra autoridad, es algo lógico ya que están formando su identidad y  personalidad. Están probando hasta donde pueden llegar y cuál será la consecuencia de sus actos. La desobediencia es por tanto algo común en las diferentes etapas del desarrollo de los niños, por eso es importante entender la situación y  mantener la calma, aunque estos comportamientos puedan llegar a desesperarnos. Pero la cuestión es ¿Cómo actuar ante la desobediencia de nuestros pequeños? En Primavera te damos algunos trucos infalibles a continuación:

  1. Procura mantener la calma, no enfadarte y ponerte en su lugar, porque si entras en una lucha con ellos y serán menos obedientes.
  2. Establece límites y normas concisas y claras. Deja claro lo que sí pueden  y lo que no pueden hacer.
  3. Refuerza el buen comportamiento y castiga el mal comportamiento. Las conductas se mantienen o desaparecen según las consecuencias que se obtengan de las mismas.
  4. No olvides que cuando les discutes, no sólo te desesperas y estas encima de ellos, sino que además estás logrando el objetivo de ellos: captar tu atención, reforzando la conducta que quieres que desaparezca.

Sabemos que educar no es algo que se aprenda de la noche a la mañana, pero esperamos que estos trucos te sean de mucha ayuda. Recuerda siempre mantener la calma para seguir formando unos pequeños felices y sobretodo muy obedientes.