Dormir puede ser una de los momentos que más disfrutamos en la vida, si queremos recuperar energías o tomarnos un corto descanso, sin embargo cuando tenemos pequeños en la familia debemos saber la importancia del descanso en ellos.

Por eso como padres debemos propiciar el momento y el lugar para que nuestros hijos puedan tener un sueño placido y reconfortante. Primero tengamos en cuenta las horas recomendadas para el descanso según su edad.

4 a 12 meses 12 a 16 horas diarias, incluyendo siestas
1 a 2 años 11 a 14 horas diarias, incluyendo siestas
3 a 5 años 10 a 13 horas diarias, incluyendo siestas
6 a 12 años 9 a 12 horas diarias
13 a 18 años 8 a 10 horas

En cuanto a los recién nacidos, aún los estudios no han demostrado exactamente el tiempo recomendado, en ellos suele ser muy variable el sueño, recuerda siempre estar monitoreándolo.

Según los especialistas, para los menores de todas las edades, los beneficios de un buen y prolongado sueño incluyen mejor atención, comportamiento, aprendizaje, memoria, regulación emocional, calidad de vida y mejoría en la salud física y mental.

Procura que la habitación de tus hijos cuente con ventilación y sea un espacio suficientemente agradable. En cuanto a la tecnología los expertos recomiendan que todas las pantallas, como televisores y computadores, se apaguen media hora antes de ir a la cama, además ten especial cuidado con tener estos aparatos dentro de la habitación.

Aplica estos consejos y verás como la calidad de sueño cambia la vida de tus pequeños.