Hay una labor familiar de preparación extremadamente importante antes de que los niños aprendan a leer, como de seguimiento después de que aprendan. En Primavera estamos interesados en que tus niños sean los mejores desde pequeños, aunque resulte increíble, se recomienda poner a los niños en contacto con la lectura a partir de un año aproximadamente. Hablamos de cuentos con grandes imágenes y poco texto, que se irán complicando y ampliando a la medida de tu pequeño. Vale la pena invertir tiempo con los niños leyéndoles y contándoles historias porque los efectos pueden ser muy positivos. Por ejemplo si hablamos de corto plazo la lectura permite:

  1. Enriquecer la relación adulto – niño.
  2. Familiarizar al niño con los textos.
  3. Ampliar y organizar el universo del niño.
  4. Desarrollar las capacidades mentales del niño.

Hay que tener en cuenta que saber leer no es solo leer una frase, es apropiarse del texto, es decir: elegir la lectura, leer rápidamente, ser capaz de servirse del texto para algo, hablar del mensaje, completarlo y ampliarlo con otras lecturas.

Así mismo leer demanda un esfuerzo y es preciso dar una recompensa a tus pequeños por este trabajo. Hay muchas formas de entrar en la lectura. Se lee para:

  • Instruirse y aprender
  • Crecer
  • Pasar un buen rato
  • Pensar y reflexionar
  • Viajar
  • Conocer otras formas de pensar
  • Afirmar la personalidad
  • Relajar tensiones
  • Informarse.

Coméntanos qué haces tú para incentivar la lectura en tus pequeños y sigue estos prácticos consejos.