Cuando a nuestro hogar llevamos una mascota, automáticamente la hacemos parte de la familia, por el amor incondicional, los gratos momentos que pasamos a su lado y hasta las risas que nos producen por sus divertidas formas de ser. Sin embargo, gatos y perros no dejan de ser animales y es importante darles su lugar con todos los cuidados que requieren.

En muchos hogares, los peluditos llegan a ocupar la misma posición que los niños. Hay parejas o personas solteras que, ante su negativa a tener hijos, adoptan mascotas y las tratan como tal. Se les conoce como papás de mascotas y cada día son más comunes. Por eso te recomendamos que debes tener cuidado y tomar una distancia prudente sin que ello implique abandonar al animal o rechazarlo. Amar a la mascota también es aceptar y valorar tu condición.

Sin embargo si en el hogar hay niños, la historia puede ser otra. Los pequeños son más vulnerables a sufrir problemas de salud al entrar en contacto con la saliva del perro, por ejemplo. Un niño podría sufrir alergias de forma permanente por el pelo del gato o enfermarse por entrar en contacto con bacterias después de tocar a la mascota y llevarse las manos a la boca.

Por otro lado las mascotas pueden ser cariñosas y tiernas, pero si se sienten amenazadas por el niño o este es muy brusco con ellas, lo más natural es que adopten una actitud hostil para defenderse. Y esto podría repercutir que tanto el animal como el niño resulten lastimados, lo que definitivamente hay que prevenir.

Estos son siete cuidados que debes tener con las mascotas y los hijos. Te invitamos a interiorizarlos y a compartirlos con tus seres queridos.

  1. Supervísalos de forma permanente. Procura no dejarlos solos
  2. Enséñale tanto a los niños como a las mascotas el respeto mutuo
  3. Crea límites entre el niño y su mascota. Cada uno debe tener su espacio para dormir, comer, etc.
  4. Evita que los niños besen a las mascotas o ingieran alimentos después de tocarlas sin lavarse las manos.
  5. Realízale a tu mascota los debidos cuidados que requiere para que se mantenga sana, y así mismo proteges a los niños.